CURAI, llega el nuevo centro universitario de rehabilitación y atención integral de UBA

Atenderá niños y adultos, con o sin obra social/prepaga. Contará con reconocidos profesionales y será además
un espacio de investigación y formación de terapeutas. Conversamos con su Coordinadora María Laura Bustingorri sobre sus primeros pasos y lo que vendrá.

 

Ya falta cada vez menos para la esperada apertura del CURAI, el Centro Universitario de Rehabilitación y Atención Integral de la Facultad de Psicología de la UBA. Funcionará en el hermoso predio de San Isidro de la universidad, donde las instalaciones fueron totalmente renovadas y ya están equipadas para empezar a atender niños y adultos con o sin cobertura médica, apenas el protocolo sanitario lo permita.

Su directora María Laura Bustingorri, también coordinadora académica de la Licenciatura en Terapia Ocupacional de la UBA (dictada en la misma sede, donde además está el CBC), nos cuenta todos los detalles de esta nueva propuesta y cómo comenzará a funcionar por etapas.

 

– ¿Quiénes podrán atenderse en el CURAI?

– En principio, empezaremos con el área de niños y adultos. El centro trabaja con personas que son dependientes en la ejecución de actividades cotidianas. ¿Qué quiere decir? Una persona puede tener un grado de dependencia a causa de una enfermedad, a causa de cómo ejecuta sus actividades (por problemáticas dentro de los patrones de ejecución de sus ocupaciones) o a causa del ambiente (por cuestiones de vulnerabilidad social, de barreras arquitectónicas o actitudinales, por la sociedad, etc.). Entonces cuando hablamos de que es un centro orientado a personas con dependencia en la ejecución de ocupaciones, nos estamos refiriendo a lo que tiene que ver con el autocuidado, alimentación higiene arreglo personal movilidad comunicación, a todo lo que tiene que ver con productividad, estudios y trabajo, y con el tiempo libre.

El campo de acción es muy amplio. Empezamos por dos áreas muy fuertes en Terapia Ocupacional como son el área niñez, donde se va a trabajar con chicos de 0 a 14 años con desafíos en el desarrollo (desde un abordaje psicofísico, que es un abordaje desde la integración sensorial, y también desde un abordaje neurorrehabilitativo) y el área de adultez joven en adelante, donde vamos a trabajar con personas con dificultades motoras que tengan dependencia.

En estos casos, vamos a encontrarnos en el área de niñez con problemas en el desarrollo, pero también alteraciones conocidos  cómo del espectro autista, por ejemplo. En el área neuromotora, con problemáticas postraumáticas, neurológicas, posquirúrgicas…

 

– ¿Cómo son las instalaciones donde empezarán a recibir a estos pacientes niños y adultos jóvenes?

– El área de niñez tiene un espacio muy amplio, de unos 9 x 16 metros. Dentro de ese lugar, tenemos un gimnasio gigantesco lleno de hamacas terapéuticas para trabajar todo lo que tiene que ver con la integración sensorial. Hay laberintos, trepadoras, colchonetas. Y todo está con vigas ¡porque todo va colgado! Hay hamacas que toleran hasta 500 kg de peso porque el trabajo, por ejemplo de lo vestibular, o sea el equilibrio, se trabaja en estas hamacas: el niño puede estar solo o con el terapeuta arriba de la hamaca. También tenemos un consultorio que tiene su propia viga para trabajar con niños que necesiten trabajar solos, y que no podemos recibir en un gimnasio con otros.

 

En la parte de adultos tenemos un simulador de una casa, que es un departamento de unos 60 m2. Tiene una cocina, un comedor, un baño y un cuarto. Es como una casa real, que no está totalmente adaptada, y donde se entrenan las habilidades de la vida diaria. cuando decimos que no está totalmente adaptada es porque buscamos que sea lo más parecido a lo que encontramos en la vida diaria. Porque si trabajamos en un simulador de una casa totalmente adaptada, cuando el paciente vuelve a su casa, la frustración sería importante. Se ayuda a la persona, se la entrena en un lugar común y vemos qué cosas puede adaptar. Y también se hace la evaluación del hogar, por supuesto.

 

 

– ¿Cuáles son las otras áreas que forman parte del CURAI?

– Después tenemos un área de tecnología que se va a encargar de hacer todos los productos de apoyo para lo que tenga que ver con la autonomía personal, como todas las adaptaciones posibles en lo que tiene que ver con la comunicación. Entonces se trabaja con software, con productos de apoyo, con adaptaciones electrónicas en baja y alta tecnología, en la evaluación y concepción de productos de apoyo para la autonomía personal.

Y ahí el espectro es enorme, porque podemos tener una persona que sea cuadripléjica a la cual hay que hacerle una ayuda a través de una máquina, pero podemos confeccionar también un apoyo para que una mujer pueda abrocharse el corpiño sola con una adaptación, para que alguien coma solo con un cuchillo – tenedor o con una cuchara especial diseñada en una impresora 3D.

Luego, tenemos el área laboral que desarrollará dos programas: el de emprendimientos sociales – aprender a cocinar, a hacer huerta y arreglos de hogar, entre otros –  y el de recalificación laboral.

La primera dirigida a personas con trastornos mentales severos que están de alta y que hacen un seguimiento ambulatorio, donde la rehabilitación se apuesta a través de un emprendimiento social O sea que la rehabilitación es a través del trabajo. En el área de salud mental, estamos en un proceso junto con la Municipalidad de San Isidro. conversando con ellos. Vamos a tener un consultorio externo con psiquiatra, psicólogo, terapeuta ocupacional, trabajador social y el área emprendimiento social, que en principio vamos a salir con cocina.

Y la segunda, específicamente dirigida al trabajo, con trabajadores que tengan enfermedades profesionales y requieran una reinserción laboral.

 

 

– ¿Cómo funcionará esa rehabilitación en el trabajo de pacientes ambulatorios con trastornos mentales severos?

– Son pacientes que van a trabajar medio día. Seguramente van a tener un subsidio del Ministerio de Trabajo, porque en el proceso de un programa tienen un peculio, y estamos pensando en dos procesos: cocinar o sea aprender a cocinar y generar oficio, pero también hacer insumos como plastilinas u otros productos que puedan donarse a las escuelas de la zona. Y después vamos a hacer huerta y compost. Además de los terapeutas, la idea es que, dentro de la empresa social, haya también técnicos en agronomía y en electromecánica, alguien que sepa de plomería y un especialista en sistemas. Porque en la parte laboral, contamos con “estaciones de trabajo” (como en el jardín de infantes son los “rincones”). En las distintas estaciones, trabajamos el uso de herramientas, destrezas de tareas administrativas, carga de peso (levantar y ubicar cosas), plomería, electricidad y cocina obviamente (tenemos una cocina muy completa instalada).

– ¿Qué otros enlaces están trabajando en la zona?

– La idea es trabajar con el municipio. Ahora tenemos equipo con “El Nido” (Centro de Desarrollo Infantil y Estimulación Temprana). Tenemos graduadas que trabajan ahí y estamos haciendo unos pasos de sala, como para que -cuando podamos empezar- nos empiecen a derivar. También estamos en tratativas con el Servicio de Terapia Ocupacional del Hospital de San Isidro, para trabajar la derivación de pacientes adultos, para lo que es rehabilitación motora. Estamos tratando de armar la red dentro del partido.

Enlazadas con este centro, va a haber un montón de otras actividades. La universidad es un lugar de permanente aprendizaje. Los proyectos son innumerables y todo se retroalimenta. Estamos en un momento glorioso para la facultad y la universidad.

– ¿Cuáles son las actividades de formación e investigación del CURAI?

– Después de las 17:00, en el centro se cursarían las materias específicas de la carrera de Terapia Ocupacional, en esos espacios totalmente equipados. Por otro lado, el 25 % de la carga horaria de los profesionales que trabajen en el centro se van a dedicar a docencia e investigación. Van a llevar a cabo investigación clínica y tener a cargo estudiantes de grado y de posgrado.

Calculamos que cada profesional va a poder atender entre 5 y 6 pacientes por día, con unos 30 a 40 minutos de atención más 15 minutos dedicados a la historia clínica. Va a depender de las personas que tengamos, pero en este momento estamos calculando tranquilamente entre 40 y 50 personas por semana, con dos profesionales nada más.

Ahora tenemos dos profesionales designados que se están encargando del asesoramiento para el equipamiento especializado. En cuanto haya pacientes, vamos a designar más profesionales. Después dependerá de las redes, queremos tener residentes de profesionales de la salud relacionados con la temática, rotando. Tenemos un proyecto de creación de la Residencia de Terapia Ocupacional, que también sería dentro del presupuesto de la facultad.

Luego, también habrá actividades que se van a ir haciendo “a la carta”, de acuerdo con la cantidad de usuarios y la agenda del profesional. Por ejemplo, talleres de promoción y prevención de la salud.

Horarios y vías de atención

Con profesionales de la talla de Mónica Pantotis, especialista en integración sensorial, y la Magister Jimena Garriga Zucal, en el área de neuromotora en adultos, el CURAI se prepara para empezar a atender al público de lunes a viernes de 12:00 a 17:00.

El comienzo de consultas presenciales estaba previsto para finales de mayo, pero dependerá del movimiento que permita la pandemia. Mientras tanto, podés comunicarte al curai@psi.uba.ar para realizar consultas o recibir información.

“Ahí (las familias) pueden escribirnos para consultar lo que necesiten. Cualquier niño que presente dificultades para poder llevar a cabo de forma autónoma sus actividades cotidianas es un motivo de consulta. Que le cueste jugar, relacionarse con otros, aprender”, finalizó Laura sin dejar de tener en cuenta los casos específicos de integración sensorial (cuando los chicos no se suben a determinados juegos, por ejemplo), sumados a los desafíos que trajo la pandemia en términos de virtualidad y burbujas.

Un comentario en “CURAI, llega el nuevo centro universitario de rehabilitación y atención integral de UBA

  1. Maria Laura Reply

    Muchas gracias al Equipo de Zona de sentidos por acercarse a este ansiado proyecto del CURAI
    Pronto nos encontramos físicamente en el centro!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *